HISTORIA

A través del Decreto Supremo N°27205 del 8 de octubre de 2003, se constituyó el Fondo Minero de Inversión (FOMIN) con un monto de $us 3.000.000 (Tres Millones 00/100 de dólares estadounidenses).
Esos recursos económicos provenían del Tesoro General de la Nación (TGN), mismos que no fueron desembolsados a causa de problemas estructurales entre las condiciones comerciales del fideicomiso y los costos de producción de las cooperativas, además de la mala administración gubernamental de Gonzalo Sánchez de Lozada, de esta manera, la administración y los fondos del FOMIN fueron inmovilizados, no pudiendo operar desde el momento de su creación.
Posteriormente el Decreto Supremo N°27358 del 6 de febrero de 2004, instruyó la transferencia de fondos remanentes del Programa Minero de Empleo Productivo III ejecutado por la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL) al FOMIN, recursos que se encontraban en fideicomiso en el Banco BISA S.A. por la suma de $us 2.000.000 (Dos Millones 00/100 dólares estadounidenses) y en la cuenta fiscal del Banco Mercantil Santa Cruz un monto de Bs. 6.227.657,40 (Seis Millones Doscientos Veintisiete Mil Seiscientos Cincuenta y Siete 40/100 bolivianos).
Ya en la gestión 2008 por medio del Decreto Supremo N°29578 se estableció los mecanismos por los que el Ministerio de Hacienda (actualmente Ministerio de Economía y Finanzas Públicas) provea recursos destinados a capital de operaciones, capital de inversiones y créditos a las Cooperativas Mineras, por medio de la constitución de un fideicomiso de $us 10.000.000 (Diez Millones de dólares estadounidenses) que debían ser administrados por el Banco Unión S.A. mismo que no fue ejecutado.
El mismo Decreto Supremo disponía la transferencia a favor del FOMIN, los recursos provenientes de la recuperación de la cartera de COMIBOL por transferencias de equipos y maquinarias a las Cooperativas Mineras, hasta un monto de $us 8.000.000 (Ocho Millones 00/100 dólares estadounidenses).
El FOMIN era un entidad que no poseía las capacidades legales y técnicas para financiar actividades productivas mineras de las cooperativas, por lo que, se procedió a sustituirlo por un fondo de financiamiento orientado a apoyar las actividades mineras cooperativistas.
Es de esta manera, que el Estado Plurinacional de Bolivia con el objetivo de priorizar la atención al sector minero cooperativista a objeto de fortalecer y consolidar su aporte a la economía nacional y mejorar la calidad de vida de los socios cooperativistas, el 4 de agosto de 2009 mediante el Decreto Supremo N° 0233 se crea el Fondo de Financiamiento para la Minería (FOFIM), posteriormente reconocida por la Ley N° 535 de Minería y Metalurgia en el Parágrafo II del Artículo 91, como una entidad de derecho público no bancaria descentralizada bajo tuición del Ministerio de Minería y Metalurgia, con personalidad jurídica, autonomía de gestión administrativa, técnica, legal y financiera, con patrimonio propio, cuyo objeto es otorgar préstamos de fomento y asistencia técnico administrativa en toda la cadena productiva a favor de las cooperativas mineras, representadas por FENCOMIN.